Tengo que reconocer que después del  viaje a Uganda y Ruanda por libre volví con las pilas cargadas y lleno de emoción, el viaje había superado ampliamente mis expectativas. Desde aquel momento, Uganda se ha convertido por derecho propio en uno de mis países...